Lengua
y comercio

Lenguas como el chino mandarín, el inglés, el árabe y el portugués, junto al español, son las lenguas que poseen millones de hablantes y el español tiene un lugar de privilegio en esa lista, ya que se sitúa en el segundo lugar como lengua materna, con 483 millones de hablantes nativos. En el mundo un total de 580 millones de personas hablan español, lo que representa un 7,6% de la población mundial. El crecimiento de la población hispanohablante en el mundo se da especialmente en los Estados Unidos, donde la lengua española es la más estudiada. Según el Instituto Cervantes, en el año 2060 será el segundo país hispanohablante, en tanto que México continuará siendo el primero, como lo es en la actualidad, con 125 millones de habitantes.


Lengua y comercio son dos aspectos de la conducta humana que se conjugan juntos, aunque el carácter intangible de aquélla le haya hecho comúnmente invisible al análisis económico.

En el mundo un total de 580 millones de personas hablan español, lo que representa un 7,6% de la población mundial.

Compartir una lengua o unos vínculos históricos determinados –una cultura, podría decirse de modo sintético– son factores que potencian igualmente el comercio entre dos países, y así ha quedado patente en diversos estudios que han considerado la cercanía cultural como un determinante de los flujos comerciales en los modelos gravitatorios.

La demanda de la enseñanza de ELE ha sufrido un incremento considerable en los últimos años. Hay una tendencia al alza a estudiar la lengua española como segunda lengua o lengua extranjera. Es cada vez mayor el número de países que, no sólo incorpora el aprendizaje de la lengua española a sus sistemas educativos sino que, además, ésta se convierte en una de las principales lenguas estudiadas. La situación predominante del español como una de las lenguas más habladas del mundo hace que no sólo se aprenda por motivos personales sino también por interés profesional o comercial.

Volver al inicio