Canaval
y flamenco

La UNESCO incluyó al Flamenco en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad el 16 de noviembre de 2010. Esta manifestación cultural, única y múltiple, símbolo de identidad de Andalucía y que la representa artísticamente en todo el mundo, cuenta desde entonces con el respaldo de la mayor institución cultural mundial que vela por el mantenimiento de la cultura y los valores tradicionales.


Desde diciembre de 2019, el Carnaval de Cádiz está inscrito en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz (CGPHA) como Bien de Interés Cultural (BIC), lo que supone un impulso para su objetivo de ser declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Tanto el Flamenco como el Carnaval de Cádiz tienen su correlato de ingenio y creación lingüística en América, lo que Fernando Quiñones llamó “cantes de ida y de vuelta”.

El Carnaval como BIC pretende la salvaguarda y conservación de una seña de identidad del pueblo gaditano y una muestra de la creación y del talento e ingenio que cada año despliegan quienes participan en él.


Tanto el Flamenco como el Carnaval de Cádiz tienen su correlato de ingenio y creación lingüística en América, donde estas dos manifestaciones culturales han encontrado acomodo y creaciones propias que han sido exportadas en lo que Fernando Quiñones llamó “cantes de ida y de vuelta”.


El Carnaval de Cádiz ha ido adoptando estilos innovadores procedentes de su propia evolución y otros adquiridos de distintos carnavales. En este sentido, ha sido fundamental la situación geoestratégica de la ciudad, al sur de Europa y próxima a África, pero, sobre todo, de su puerto, nudo de comunicaciones marítimas entre las dos orillas del Atlántico.

Volver al inicio