Pan

Porque es todo y es pan. En las cosas cotidianas se encuentra la esencia del mundo. Nos acompaña en la infancia con un poco de chocolate o chorizo, nos da fuerzas para trabajar con aceite y sal, lo repartimos ante un huevo frito y nos devuelve la vida en un salmorejo. El pan, sin más, es la panacea.