Melancolía

Me gusta por su sonoridad, por el viaje que hacen los labios y la lengua al expresarla. Y por su regusto a grandes nombres de nuestra literatura como Juan Ramón Jiménez o Neruda.