Aquelarre

La fuerza de la palabra Aquelarre reside tanto en su sonoridad como en su significado. Lo que me atrapa de este término es todo lo que tiene de subversivo e irreverente: se trata de una actividad apartada de la luz pública, a medio camino de lo políticamente correcto, que se realiza en grupo (normalmente formado por mujeres brujas) para cambiar una realidad que no nos gusta mediante un conjuro o hechizo. Tal como yo lo veo, los aquelarres del presente son necesarios. Son espacios de reivindicación y transformación social en los que me encanta estar.